Clic, Diseño y Desarrollo de sitios Web en México ::
  desdegdl :: ayúdanos a dominar el mundo: Leones contra cocodrilo

Mil novecientos ochenta y cuatro

Escrito Por
18 de Febrero del 2007

1984.jpg

Tenía tiempo que quería escribir un post sobre este libro que leí a finales del año pasado titulado 1984 del escritor George Orwell, se trata de un seudónimo su verdadero nombre es era Eric Arthur Blair. Fiel a mi costumbre no revelaré detalles reelevantes sobre la historia, así como tampoco me gusta hacerlo para el caso de las películas; de cualquier manera trataré de plasmar mi opinón sobre este libro.

La historia se centra en un Estado totalitario del futuro en el año de mil novencientos ochenta y cuatro, obviamente un futuro que ya hemos alcanzado y rebasado. El libro fue escrito en el año de 1949, un año antes de la muerte de Orwell.

Junto al personaje principal Winston Smith vamos descubriendo los secretos que guarda muy celosamente el Estado y el por qué las cosas llegaron al punto en el que están, aunque esto último queda un poco nebuloso a final de cuentas. Uno de los puntos fuertes del libro es el ingenio que tuvo su autor para describir las herramientas tecnológicas y las técnicas subversivas empleadas por el Estado para llevar a cambo su cometido, el de conservar el poder a como de lugar como era de suponerse. En este sentido, el de las herramientas del Estado, Orwell introduce varias ideas ingeniosas (y más aún para su tiempo) que nos hacen reflexionar sobre nuestra vida cotidiana actual en la que constantemente parece que de alguna u otra manera se han implementado estos mismos esquemas, algunas veces matizados, algunas veces con pequeñas variantes, pero a final de cuentas pareciera que Orwell no estaba tan alejado de la realidad. Otro aspecto no menos interesante de la novela es el hecho de que el autor creó todo un apéndice en el libro dedicado a uno de los pilares de su obra: la neolengua, que era una especie de pseudolenguaje que introducía un conjunto de palabras compuestas que servían para hacer referencia a conceptos clave de la ideología del Estado.

El libro en sí supone una ácida crítica a los gobiernos socialistas a pesar de que el autor tenía inclinación por la izquierda. Debido a la fuerza que estaban cobrando por aquella época este tipo de gobiernos el autor decidió plasmar su descontento no sólo en este libro si no también en Rebelión en la Granja, del que ya escribiré después. A juicio de Orwell (pensamiento que comparto) estos gobiernos estaban implementado de muy mala manera los conceptos teóricos del socialismo y debido a esto acarreaban más problemas que beneficios a la gran mayoría de su población.

Definitivamente uno de los mejores libros que he leído, aunque mi historial en este sentido no sea muy amplio, de cualquier manera muy recomendable sobretodo si les gusta el género de la ciencia ficción y las historias fuertes. Ya mejor dejo de escrbir sobre el libro, que el Gran Hermano nos vigila.

  • No creo que fuera una sátira a los gobiernos socialistas, sino una crítica directa y frontal al estalinismo –así, con e, porque yo lo valgo–, que no es lo mismo, ni mucho menos. La posición de Orwell, que era un convencido izquierdista, es que el totalitarismo es igual de negativo, de izquierdas o de derechas, es el mismo perro con diferentes collares y apuesta directamente por la libertad de acción y me atrevería a decir que también por el socialismo utópico a la Wells, pero con bastante menos optimismo.

    La novela en sí no es buena –a mi modo de ver o de leer– desde el punto de vista literario, sino que es la originalidad del argumento la que la hace tan especial, junto a una decidida toma de postura y a un sabor rancio de cemento carcelario que tiene bastante poco de aventurero. Como a tantos otros escritores, vamos a perdonarle algunos pecadillos –pero esto que quede entre tú y yo– y vamos a recomendarlo.

  • No creo que fuera una sátira a los gobiernos socialistas, sino una crítica directa y frontal al estalinismo –así, con e, porque yo lo valgo–, que no es lo mismo, ni mucho menos. La posición de Orwell, que era un convencido izquierdista, es que el totalitarismo es igual de negativo, de izquierdas o de derechas, es el mismo perro con diferentes collares y apuesta directamente por la libertad de acción y me atrevería a decir que también por el socialismo utópico a la Wells, pero con bastante menos optimismo.

    La novela en sí no es buena –a mi modo de ver o de leer– desde el punto de vista literario, sino que es la originalidad del argumento la que la hace tan especial, junto a una decidida toma de postura y a un sabor rancio de cemento carcelario que tiene bastante poco de aventurero. Como a tantos otros escritores, vamos a perdonarle algunos pecadillos –pero esto que quede entre tú y yo– y vamos a recomendarlo.

  • Bueno, creo que tienes razón en cuanto a que su crítica va más encaminada hacia el estalinismo (sí, con e) y no presisamente hacia el socialismo que se encontraba en su apogeo pero de cualquier manera algo le tocaba. Sobre lo de los gobiernos totalitarios, es verdad de cualquier lado son terribles eso no se discute.

    Y sobre la calidad literaria de 1984 pues yo sólo hablo por mí, ni de lejos soy ni me considero un crítico de la literatura, soy un simple lector que se puede deslumbrar fácilmente cuando lee algo ingenioso sobre un tema más o menos geek.

    Saludos.

  • Bueno, creo que tienes razón en cuanto a que su crítica va más encaminada hacia el estalinismo (sí, con e) y no presisamente hacia el socialismo que se encontraba en su apogeo pero de cualquier manera algo le tocaba. Sobre lo de los gobiernos totalitarios, es verdad de cualquier lado son terribles eso no se discute.

    Y sobre la calidad literaria de 1984 pues yo sólo hablo por mí, ni de lejos soy ni me considero un crítico de la literatura, soy un simple lector que se puede deslumbrar fácilmente cuando lee algo ingenioso sobre un tema más o menos geek.

    Saludos.

  • Pingback: Clic busca Desarrollador WEB » desdegdl :: ayúdanos a dominar el mundo()

  • A mí me ha gustado tu comentario. Haces una buena sínitesis de lo que es la novela. La estamos leyendo en nuestro club en este moemento. No es la primera vez que oigo que su calidad literaria no es muy buena. YO no lo creo así, aunque es cierto que en algunos momentos predomina el contenido sobre la literatura.
    Creo que el objetivo principal de la novela es la crítica de un sistema político muy concreto.
    Pero vamos viendo que la mayoría de esas cosas todavía continuan.
    Te invitamos a comprtir con nosotros tus opiniones sobre el libro.
    Saludos

  • A mí me ha gustado tu comentario. Haces una buena sínitesis de lo que es la novela. La estamos leyendo en nuestro club en este moemento. No es la primera vez que oigo que su calidad literaria no es muy buena. YO no lo creo así, aunque es cierto que en algunos momentos predomina el contenido sobre la literatura.
    Creo que el objetivo principal de la novela es la crítica de un sistema político muy concreto.
    Pero vamos viendo que la mayoría de esas cosas todavía continuan.
    Te invitamos a comprtir con nosotros tus opiniones sobre el libro.
    Saludos

  • Benvenida al blog Natalia, al igual que tu, acepto que ya antes había escuchado críticas respecto a la calidad litearia de esta novela. Te comento que en estos momentos estoy leyendo Fahrenheit 451, tan pronto como lo termine de leer escribiré mis opiniones.

  • Benvenida al blog Natalia, al igual que tu, acepto que ya antes había escuchado críticas respecto a la calidad litearia de esta novela. Te comento que en estos momentos estoy leyendo Fahrenheit 451, tan pronto como lo termine de leer escribiré mis opiniones.

  • Otro buen libro y con una gran película que se basa en él.
    Espero esos comentarios.
    Saludos

  • Otro buen libro y con una gran película que se basa en él.
    Espero esos comentarios.
    Saludos

  • Natalia, lo que comentas de que prima el contenido sobre la literatura, no acabo de compartirlo, ya que, para mí, la literatura es contenido ante todo, ficción, pero contenido y sin éste no podría existir aquélla, empezando por Gigamesh y terminando por la novela actual. En cualquier caso, a lo que me refería con lo de que no brilla precisamente por su calidad, lo digo teniendo en cuenta otros aspectos al margen del estilo que, evidentemente, es una mala imitación del original, por excelente que sea el traductor. Siempre que leemos de segundas, e. d., traducido, tenemos que tener en cuenta que estamos leyendo una versión del original, que puede ser más o menos idéntica a aquél, pero que en ningún caso lo sustituye.

    Administrador, si te ha gustado éste, podrías probar con Harrison.

  • Natalia, lo que comentas de que prima el contenido sobre la literatura, no acabo de compartirlo, ya que, para mí, la literatura es contenido ante todo, ficción, pero contenido y sin éste no podría existir aquélla, empezando por Gigamesh y terminando por la novela actual. En cualquier caso, a lo que me refería con lo de que no brilla precisamente por su calidad, lo digo teniendo en cuenta otros aspectos al margen del estilo que, evidentemente, es una mala imitación del original, por excelente que sea el traductor. Siempre que leemos de segundas, e. d., traducido, tenemos que tener en cuenta que estamos leyendo una versión del original, que puede ser más o menos idéntica a aquél, pero que en ningún caso lo sustituye.

    Administrador, si te ha gustado éste, podrías probar con Harrison.

  • Omanero, imagino que te refieres a Harrison Bergeon, si es así ya está en mi lista, a veces el problema aquí donde vivo es que no encuentro muchos de los libros que me interesan.

    Saludos.

  • Omanero, imagino que te refieres a Harrison Bergeon, si es así ya está en mi lista, a veces el problema aquí donde vivo es que no encuentro muchos de los libros que me interesan.

    Saludos.

  • No, no, me refería a Harry Harrison, estaba pensando en la novela ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio! que sí es verdaderamente difícil de conseguir, en eso no había caído. Y ahora que recuerdo, quizá, El hombre en el castillo de Dick. Creo que van a sacarlo otra vez en bolsillo en La factoría de ideas, pero no me hagas mucho caso.

  • No, no, me refería a Harry Harrison, estaba pensando en la novela ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio! que sí es verdaderamente difícil de conseguir, en eso no había caído. Y ahora que recuerdo, quizá, El hombre en el castillo de Dick. Creo que van a sacarlo otra vez en bolsillo en La factoría de ideas, pero no me hagas mucho caso.

  • Ante todo perdón por tardar unos días en responder.
    Yo lo he leído en versión original. También creo que es un libro muy bueno. Al decir que prima el contenido, quiero decir que, es un libro que ha pasado a la posteridad por lo que cuenta, más que por cómo lo cuenta.
    Saludos

  • Ante todo perdón por tardar unos días en responder.
    Yo lo he leído en versión original. También creo que es un libro muy bueno. Al decir que prima el contenido, quiero decir que, es un libro que ha pasado a la posteridad por lo que cuenta, más que por cómo lo cuenta.
    Saludos